top of page

Historias: "Un Tigre sin rayas"

Actualizado: 5 abr 2023

UN TIGRE SIN RAYAS

Historias en primera persona

Gloria Parque

Esta historia comienza con un encuentro íntimo con alguien en mi departamento que por ahora llamaré Maxi. Después de haber tenido una buena química en la cama, nos quedamos conversando de cosas de la vida durante un buen rato y, dentro de las cosas que le conté de mí, le hice saber que el agua es mi aliada preferida. Mar, ríos, lagunas o cualquier espejo de agua me hacen sentir en un mundo mágico y con la sensación de libertad y plenitud como no lo siento en ningún otro lugar. Bueno, quizás en la cama un poco también.


Su mirada atenta escondía un secreto que pronto develaría. Él era dueño de un barco en el Tigre, que es una localidad al norte de la ciudad de Buenos Aires, no muy lejos y de fácil acceso. Yo no sabía eso hasta que me lo contó y, para mi sorpresa, me invitó a pasar una noche en su barco lo cual me apresuré a aceptar con entusiasmo, y le dije que sería un placer ir a visitarlo en su barco. Él sonrió mientras me abrazaba y susurró en mi oído que no estaría solo ahí, y que un par de amigos lo acompañaban permanentemente. Ahí me di cuenta de que me esperaba una noche algo más movida de lo que me imaginé en un principio.


Al sábado siguiente emprendí el viaje de poco más de una hora y media hasta el muelle del Tigre donde me había citado Maxi y nos dirigimos hacia donde tenía su embarcación. Al subir encontré un ambiente agradable bajo un cielo encapotado y a punto de llover, lo que le daba una atmósfera más brumosa al aire, en una cubierta de madera con asientos laterales y un interior también de madera muy acogedor. Adentro me esperaban los otros dos chicos que, al parecer, lucían un poco ansiosos, lo que hacía que se rieran cómplices mientras cruzaban sus miradas. Les di un beso a cada uno y nos dispusimos a hablar. No tardó mucho Maxi en destapar un champagne y entonces brindamos por una noche excitante para todos.


Yo había llevado una pequeña cámara filmadora porque quería tener un registro de aquel encuentro, así que le pedí a uno de ellos que la sostenga mientras Maxi empezaba a mostrar signos de calentura.


Así empezó todo. Me quitó la blusa y el corpiño y jugamos un rato con un salvavidas anaranjado que estaba disponible en el barco, poniéndomelo por sobre la cabeza a modo de collar y jugaba con que mis tetas se dejasen ver exultantes. Después de algunos besos y un poco de roce, decidí tomar la iniciativa y me agaché para tener su miembro frente a mis ojos e instintivamente le arrimé mi boca para darle unos besos por su tronco hasta llegar a la cabeza y comenzar a mamarla con suavidad, como si necesitase un inicio muy suave pero prometedor. Ya con la pija dura empezó a cogerme por la boca mientras me tomaba de la cabeza como queriendo que me lo trague todo, mientras su cadera se movía hacia adelante y hacia atrás cada vez a un ritmo más rápido.


Mientras tanto, otro de los chicos se sumó por detrás y se ofreció con la pija desnuda para que se la chupe, así que me di vuelta y comencé a mamarlo a él también sin descuidar a Maxi que seguía ahí sin moverse. Chupaba a uno y a otro alternativamente girando mi cabeza mientras el tercer chico filmaba lo que estaba pasando. Después de un buen rato disfrutando de los chicos, me invitaron a coger y nos movimos hacia otro sector del barco. Me senté sobre el segundo chico haciendo que me penetre mientras con Maxi intercambiaba besos y chupadas en un momento de éxtasis que disfruté pleno. Cuando podía aceleraba el bombeo y presionaba para que entre hasta el fondo mientras el chico me tomaba de las caderas para mantener el control.


Después de un rato así nos fuimos a un sofá, me puse en cuatro apuntando mi culo hacia ellos y comenzaron a penetrarme en esa posición mientras el otro me puso su pija en la boca durante un buen rato hasta que uno de ellos –no recuerdo su nombre- me dijo que tenía ganas de acabar. Le pedí entonces que cambiemos de posición y me tendí en el sofá boca arriba para que pueda acabarme en la cara o en la boca mientras los otros miraban. Como sabrán me encanta la leche y es un momento de la relación que espero con ansias. Así que empezó a pajearse justo arriba de mi cara alternando con chupadas y podía sentir como, cada vez más, se cargaba de flujo dulzón lo que indicaba la pronta llegada del semen.


Un primer chorro de leche atravesó mi mejilla porque salió con mucha violencia, pero los otros bombazos de leche fueron directamente a mis labios y a mi lengua que sobresalía de mi boca. Fueron varios chorros, lo que indicaba que aquel chico estaba bastante cargado de leche y que no había acabado al menos por los últimos dos días. Otro indicio de que no había acabado recientemente lo noté por la consistencia de la leche que adquiere una textura cremosa y un sabor ligeramente dulzón que me resulta muy agradable.


Después del último chorro de leche le saqué las últimas gotitas de una chupada y me dispuse a recibir a Maxi que estaba mirando todo desde muy cerca. No tardó ni un minuto en volcarme toda su abundante leche justo dentro de mi boca, aunque siempre algo se escapa por mis mejillas. Como no había tragado la primera leche se juntaron ambas y lograron colmar mi boca mientras con los dedos juntaba la que había caído en mis mejillas para que nada se pierda. Una vez que junté toda la leche en mi boca y me aseguré de que la filmaran, le di un buen trago como para guardar dentro de mi cuerpo el final de esa maravillosa experiencia.


Por si me preguntan, el tercer chico no se animó a participar y sólo se limitó a filmar, por lo que me perdí de tener más sexo pero gané en material fílmico que aquí les presento. No se olviden que estos videos los pueden ver completos si se hacen miembros del sitio.


El video 14 de mi colección ilustra esta historia.


Link de membresía: https://www.gardelhat.com/plans-pricing

285 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Loly y Glo.

Commentaires


bottom of page